Se puede ser fan de un cantante… sin saberse sus canciones?

Soy un enamorado de la música… me gustan todos los géneros (lo siento, para mi el reggueton no es un genero, porque no lo considero música, así que me mantendré fiel a mi aseveración inicial: TODOS).  Yessica me ha dicho muchas veces cuando vamos juntos en el carro: como puedes pasar de Jorge Celedon a Ricardo Montaner… De Peregrinos y Extranjeros a Richie Ray y Bobby Cruz o de Hermana Glenda a Juan Luis Guerra.  La verdad soy un melómano.  Me parece que pocas cosas en el mundo son mas penosas que ser invitado al concierto de un artista sin conocer sus canciones.  Saberse UNA no sirve… imagina pasar 90 minutos de euforia y gritos de los asistentes coreando las canciones del artista para llegar a los únicos 3:20 minutos que dure la única canción que me se para “tararearla” y cuando se termine volver al miserable rincón donde estuviste sentado la primera hora y media suplicando que el concierto termine para irte a tu casa.  Creo que vivirlo para un “enamorado de la musica” debe ser una de las experiencias mas bochornosas de su vida.

Fui invitado hace dos días a compartir la palabra en el grupo de oración MENSAJEROS DEL SEÑOR en la Parroquia “Santa Ana” en Haines City… Se trata de un honor para mi aunque debo reconocer que si salió bien el crédito es de Jesús… si no salio tan bien, la culpa es mía.

Estuve orando en días previos a ese acerca de que cosas compartir con la gente y llegado el momento el tiempo conspiro en contra de lo que quería predicar y me fue necesario ir corrigiendo en “el vuelo” algunas ideas de las que necesitaba suprimir para no excederme en el tiempo (por respeto a la estructura que el grupo impone).  Sin embargo, desde el miércoles tengo ese cumulo de ideas frescas que me generan el mismo picor de una colonia de hormigas en el bolsillo de un pantalón.  Pensé que una buena manera de conseguirles un lugar adecuado era escribiéndolas… aquí van:

Me quise referir a un tema central… lamentablemente nunca me fue posible hilvanar las ideas desde el punto de la introducción hasta la médula central del mensaje pues soltarlo de buenas a primeras sin haber hecho los antecedentes necesarios se hubiera podido prestar para inconvenientes (y por que no decirlo, tal vez para algunos: ofensivas) conclusiones con respecto a la vida y funcionamiento de los grupos de apostolado que se reúnen en nuestra iglesia.

Comencé invitando a pensar que sucedería si Jesús tuviera que sustituirnos (como se sustituye a un compañero de trabajo) en nuestra propia vida por un día… sin aviso previo.  Sin tener tiempo de componer relaciones que rompimos impulsivamente el día anterior.  Sin haber pedido perdón a la persona que lastime la semana pasada.  Sin haberle cerrado la puerta a una amistad malsana.  Estaríamos preparados para que “SIN QUE NOS SUDEN LAS MANOS” el Señor Jesús viva nuestra propia vida.  Yo confesé que no.  Esta es una razón por la que la biblia nos invita a estar preparados…

Pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre. (Mateo 24:36)

Un poco mas adelante en el versículo 42 se nos recuerda: “Nadie sabe el día en el que vendrá el Señor”.  Y una forma de mantenernos preparados es en el ejercicio de las virtudes.  Siendo buenos con todos… EN LO SECRETO para garantizar que nadie mas que Dios se lleve la gloria.  Orando incesantemente y recibiendo a Jesús en nuestro corazón -sacramental o espiritualmente-.

El ejercicio de estas practicas afinara nuestro oído pues Dios pudiera considerarse en nuestros días uno de los hombres mas admirados pero menos “escuchado” del universo.  Dios sigue cantando una nueva canción TODOS LOS DÍAS.  Si Dios es el cantante… y los cristianos sus admiradores.  No seria lógico aprendernos la canción de modo que cuando llegue el momento de que El la cante nos la sepamos?.  Puede haber mayor gozo para un fanático que conocer todas las notas de la canción de mi Artista preferido?

La música de Dios no esta sujeta a limitaciones… no cometes fraude si la descargas del internet porque no tiene precio.  No puede comercializarse, no se puede vender ni comprar.  Ni siquiera necesitas internet.  Esta a tu disposición sin APPLE STORE, sin GOOGLE PLAY, sin tablet, sin smartphone, sin papel, sin televisor… esta impregnada en el ambiente.  La creación es la canción de Dios y nos habla a cada segundo de dos cosas: DE SU EXISTENCIA (LA DE DIOS) y DE CUANTO NOS AMA.

Aquí viene la parte delicada de mi tema al que lamentablemente nunca pude llegar el miércoles en la noche.  Los cristianos hemos cometido un grave error (ya lo se… soy un atrevido por apuntar una falla nuestra pero no hablo en nombre propio, creo que es un reclamo que nace del corazón de Dios).  Se trata de empeñarnos en escuchar la canción que Dios nos canta cada día a través de otros cantantes distintos al Cantante original.  (Otra cosa generalmente muy molesta para los admiradores de un artista, nada mejor que escuchar el éxito que nos gusta en la voz de su cantante original).

En otras palabras, necesitar ir a grupos de oración, reuniones de oración, encuentros de sanación para escuchar en boca de otra persona o predicador lo que Dios quiere decirme “DIRECTAMENTE” a mi a través del canto de la creación es una peligrosa forma de ejercitar nuestra vida espiritual.  No digo que estas cosas sean malas.  Congregarse es mandato bíblico.  La oración comunitaria es necesaria pero cuando esas cosas “anulan” aquello de CUANDO VAYAS A ORAR ENTRA EN TU CUARTO Y CIERRA LA PUERTA, algo anda mal.  Cuando el “TE AMO” que mi esposa me quiere decir llega en boca de un mensajero, no es que no lo crea… Yo sé que me ama pero me seria inevitable pensar: NOS VIMOS ESTA MAÑANA… POR QUE NO ME LO DIJO ELLA?

Dios sigue cantando… saca una nueva producción cada vez que el sol se levanta.  Tenemos dos opciones volvernos verdaderos “fans” del Artista mas grande del Universo y pasarnos los 90 minutos que dura nuestra vida coreando hasta que nos volvamos afónicos la canción de SU AMOR o… permanecer miserablemente sentados durante todo el concierto esperando que Dios cante “la que me sé”.

A ver cuantos fans repiten conmigo el coro de esta hermosa canción:

“TU GUARDARAS EN PERFECTA PAZ A AQUEL… _________________________________”

 

 

Solución
Lee Isaías 26:3
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s