Es curioso como se desarrolla el proceso de escribir un post.  Tratare de explicar mi experiencia con este.

Desde hace aproximadamente dos semanas quiero escribirlo… Estoy listo para hacerlo con los dedos en el teclado y de repente algo me dice… YA VA! Comienza con mucho impetu la idea y creo que sera muy constructivo para mi alma hacerlo (seria bueno aclarar, luego de algun tiempo sin hacerlo que la razon por la que escribo no es precisamente “enseñar” a nadie… esto que hago es un diario espiritual, que para muchos suele ser muy privado pero que a mi, por mi propia decision lo decidi hacer publico).  La idea se va como refinando en mi corazon… se van agregando elementos que lo hacen mas “rico” en contenido -de nuevo, no lo someto a critica publica, es puramente mi ponderacion personal-. Hace una semana mi oracion personal era esta, literalmente hablando… se lo dije a Dios con voz audible una manana camino al trabajo:  POR FAVOR, MUESTRAME DONDE QUEDA EL BOTON DE PAUSA DE LA VIDA.   Necesitaba parar.  He estado trabajando mucho y agobiado especialmente por asuntos que no se resuelven en practicamente todas las areas de mi vida.  En las ultimas semanas… conciliar el sueno era para mi todo un desafio.  Me era inevitable pensar en las cosas que tendria que hacer al dia siguiente, como haria para resolver esto u otro asunto con determinada persona, como hacer para detener este habito que me estorba en la vida espiritual, haciendome violencia en oracion para  no olvidarme de clamar por determinada peticion clavada en el alma desde hace mucho tiempo, poner en orden aspectos y asuntos pendientes que a veces por “flojera” fisica y espiritual no asumimos y se quedan “paradotes” en mitad del lugar donde quiere encontrarte con Dios en la oracion.  En fin, tenia todas las razones para no pegar un ojo.  Confieso que hubo en ese tiempo reciente mas de una noche en la que fue consciente de que se hicieran mas de las 4 am y yo seguia despierto dandole vueltas a mis murallas… gritandoles fuerte pero sin lograr derrumbarlas (JOSUE 6:20).  No tenia animos de seguir… pocas veces recuerdo haber despertado sin animos de “dar lo mejor de mi” cada manana y esa temporada sencillamente no estaba ni para dar lo peor… solo despertaba, conducia a la oficina, trabajaba, regresaba a casa y me acostaba justo donde me esperaba ademas de Yessica una vez mas el insomnio, todo por inercia espiritual.  Que fuera de mi ambiente me sentia!!!.

Queria parar… mucha gente le tiene miedo a admitirlo.  Incluso yo mismo mientras pensaba en escribir sobre esto me cuestionaba si era “apropiado” admitirlo… y si lo lee fulano y se molesta, y si mis amigos lo leen y se desedifican… y si lo lee mi jefe y se alarma de mi desanimo… y si lo lee mi esposa y se preocupa.  Yo creo que al final del dia quienes me conocen y me quieren (y mas importante aun) los que permanecen cerca de mi preocupados por mi bienestar lo vieron, lo intuyeron o lo sabian independientemente de que lo escribiera o no.  Basicamente estoy haciendo catarsis.  

Un regalo inesperado cambio los planes de “pesimismo” que habia sometido mi voluntad.  Casi por accidente pude tener 4 minutos con mi parroco y celebre el sacramento de la reconciliacion.  Debo reconocer que no era tanto la carga de mis pecados desde mi ultima confesion (no soy un santo, pero reconozco que en otras oportunidades he estado mas “cargado” de pecado que en esta oportunidad)… sino el bien que le hace al alma recibir con certeza la reconciliacion y la absolucion para rectificar el rumbo.  Una buena exhortacion de P. Esau me invito a meditar sobre el credo… y me insto a pasar un rato delante del Santisimo Sacramento.  Benditos sean esos 4 minutos.

Otra noche bien entrada la madrugada fui consciente de lo aprehensivo que estaba… siempre a la defensiva y reclamando atencion para mi porque “estaba pasando por una temporada muy dura” y me fue concedida la gracia de disculparme con los mas cercanos por mi “insufribilidad” de los ultimos dias.  Me disculpe con algunos companeros de trabajo… recuerdo haberlo hecho con Yessica y tambien con P. Roberto.

El mismo en nuestra acostumbrada conversacion de las noches me hizo ver que no todo anda mal.  Que los paisajes para que sean paisajes tienen montanas pero tambien tienen valles.  Que la ausencia de luz no impide que se pueda disfrutar de una maravillosa fotografia en claroscuro.  Y me dio un buen consejo.  Por lo menos hasta despues de Pascua no te ocupes de asuntos en tu cabeza que no tienen solucion inmediata. y alli llego el giro definitivo de la escritura de esta entrada… no necesitaba una pausa a la vida.  Lo que necesitaba era una pausa a los problemas.

Ellos siguen ahi.  De vez en cuando abro accidentalmente la puerta donde se que los deje y ahi estan los condenados.  Algunos sentados en un sillon reclinable.  Otros empujando la puerta desafiando mi paciencia pero creo que ya entendi.  Se van a resolver cuando a Jesus le plazca… si no se resuelven pues Jesus no tuvo complacencia en resolverlos y si no se resolvieron fue por mi propio bien pues Jesus siempre quiere lo mejor para mi.

Despues, ayer pude ir con Yessica un rato a visitar el Santisimo por la noche antes de irnos a dormir.  Fue delicioso.  Ni siquiera creo que llegamos a una hora pero fue definitivamente tiempo bien aprovechado pues mi corazon recibio correccion idonea. Directrices sobre como abordar lo que me agobia y especialmente dejar de esperar tanto de la gente.  

Si me quejo con la gente… tal vez poco pueden hacer para cambiar esa realidad.  Si confio mucho en la gente y lo que pueden hacer por mi para cambiar la realidad que me afecta y no lo logran me vere profundamente herido y defraudado por gente de la que espero muchas cosas.  Mi esperanza (y mis berrinches)  deben ser presentados ante el Trono de la Gracia.  Hebreos 4:16, mi querido Juan Hebreos 4:16, Hebreos 4:16 para todo siempre existira mi versiculo favorito de la biblia: Hebreos 4:16.

No tengo idea de lo que me pueda suceder manana.  Seguramente alguno de los problemas pensara que me ha ganado la batalla… y quiza en mi fragilidad humana le conceda razon en mi derrota pero por lo menos esta noche se… por fe, que no hay resurreccion sin Cruz y la cercania de los dias Santos no podian ser de otra manera mientras se acerca una nueva oportunidad de hacer la Alianza de los Siervos de Jesus Crucificado.  Una de las promesas sigue siendo “gozarme de compartir en mi cuerpo y en mi alma, los padecimientos de mi Rey”,

Pablo me lo advirtio de nuevo esta noche… y creo que no hay mejor pastilla para dormir que esta:

Nos vemos atribulados en todo, pero no abatidos; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos. Dondequiera que vamos, siempre llevamos en nuestro cuerpo la muerte de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo. (‭2 Coríntios‬ ‭4‬:‭8-10‬)

 Muy buenas noches problemas… se que son tan persistentes que nos veremos manana, a diferencia de ustedes yo descansare esta noche.  Ustedes pasaran la noche en vela resolviendo el crucigrama de como quitarme la paz nuevamente.  Buena suerte… la van a necesitar.

Advertisements

One thought on “El boton de pausa…

  1. Que sabroso y que edificador leerte Juan!
    Tu te alejas de las redes y yo sin saber que estabas en ellas y por estos lados cpmpartiendo tus experiencias espirituales.
    Muy grato encontrarte. Que rico saber que Jesús por puro amor y entrega carga con nueatros problemas y si los pájaros no se preocupan por lo que comerán… para que pasar la noche en vela? Si Dios Rey vela por nueatra vida!.
    Abundantes bendiciones y muchos abrazos amorosos a ambos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s